Inicio » TOP 5: Libros de la Biblia que deberías leer… aunque no creas en Dios

TOP 5: Libros de la Biblia que deberías leer… aunque no creas en Dios

A post shared by Torcacita (@torcacita73) on

La Biblia no es sólo el libro más impreso, más vendido y más leído en la historia, sino también, para bien o para mal, el más determinante en la historia política y de las artes, de la filosofía y de la ciencia. Por eso, sin importar quién seas o en qué creas (o en qué no creas), tu comprensión de la sociedad, su ética y su cultura universal podría cambiar por completo si te familiarizaras con ella.

Claro que la Biblia es en realidad una colección de 66 a 78 libros (dependiendo de cómo se clasifiquen y organicen), por lo que puede resultar intimidante la tarea, en especial si el conocimiento de las religiones abrahámicas no es una de tus prioridades.

Ésta es, pues, una selección de sus porciones más emblemáticas. Estoy seguro de que entre sus páginas encontrarás algo para ti.

5. Hechos

El libro de los Hechos de los apóstoles es una crónica de la expansión del Cristianismo en Europa, África y Asia, siguiendo los pasos de los primeros discípulos de Jesús. Resulta de interés general por dos motivos: uno, porque describe cómo los judíos y gentiles de la época fueron persuadidos de convertirse al nuevo movimiento religioso; y dos, porque Lucas, el autor de Hechos, es reconocido como un historiador sumamente confiable, al punto de que muchos de los hallazgos arqueológicos que nos han permitido conocer la geopolítica alrededor del Mediterráneo en el siglo I se han hecho gracias a la precisión de los detalles con que compuso esta obra.

4. Génesis

Si eres un aficionado por la mitología griega, o la mitología nórdica, o la egipcia, o la azteca o de otras culturas, deberías probar la mitología hebrea. El Génesis es un recuento del origen del universo, de la vida en este planeta, del lenguaje, de las diferentes razas, de los pleitos familiares, de los conflictos políticos, de los dilemas éticos, de los desastres naturales, y de la búsqueda del ser humano por una vida mejor. Independientemente de lo que creas de la cultura judeocristiana, si no has leído el Génesis te estás perdiendo de una de las principales fuentes de inspiración filosófica y artística, cuya influencia puede notarse en la literatura, el teatro, el cine y la televisión de todo el mundo.

3. Hebreos

De un autor desconocido, la carta a los Hebreos es un documento histórico que surge como respuesta a la persecución que los primeros cristianos experimentaban en la segunda mitad del siglo I. Cuando los primeros judíos y gentiles se convirtieron al Cristianismo, estaban convencidos de que el fin de los tiempos llegaría pronto, de manera que el sufrimiento que debían soportar sería breve. Pero con el paso de los años, muchos comenzaban a perder la fe, abatidos por la pérdida de sus familias, sus hogares, sus bienes y ante el riesgo de perder sus vidas. En esta carta, el autor de Hebreos les recuerda que el camino de los fieles siempre ha estado plagado de pruebas, pero que éstas deben interpretarse en el contexto de algo más grande que la vida meramente terrenal. Si quieres entender la postura del cristiano ante los sacrificios que a veces es necesario hacer, éste es un buen lugar para comenzar.

2. Evangelio de Mateo/Juan

Reesulta difícil elegir uno sobre otro. Mateo recuerda mejor las palabras de Jesús, y recopila la mayor cantidad de sus discursos y parábolas, incluido el sermón del monte, al cual dedica tres capítulos completos. Juan no intenta reproducir verbatim los discursos de Jesús, pero reflexiona de una manera más poética en sus enseñanzas y en algunas anécdotas de carácter más personal, como la muerte de Lázaro y la duda de Tomás.

Es innegable que la vida de Jesús es un hito en la historia de la humanidad. Las repercusiones de su vida, muerte y alegada resurrección han tocado todos los ámbitos, desde la política y la filosofía hasta la ciencia y las artes. Grandes artistas, creyentes e incrédulos por igual, han hallado inspiración en las escenas descritas por los evangelistas. Miguel Ángel, Rubens, Velázquez y Rodin; Bach, Beethoven, Wagner y Brahms; Tolstoi, Shakespeare, Borges; desde Tomás de Aquino hasta Wittgenstein, desde Napoleón hasta Gandhi, pasando por Lincoln y el Che Guevara, Nietzsche, Newton, Mandela y Vivekananda, no ha habido un líder que, conociendo sobre la vida de Jesús, no encontrara en sus enseñanzas una motivación para transformar este mundo.

Te debes a ti mismo conocer mejor esta gran figura.

1. Job

No lo digo yo, sino autores de la talla de Doris Lessing, Milan Kundera, Astrid Lindgren, Paul Auster y Carlos Fuentes. En total, 100 escritores de 54 países diferentes fueron reunidos por el Club de Libros de Noruega para tratar de determinar los 100 libros más bellamente escritos de la historia, y el libro de Job es uno de ellos.

Allí, codeándose con joyas como Don Quijote de la Mancha, Crimen y castigo, Hamlet, la Ilíada y la Divina comedia, encontramos este poema filosófico cuyo tema central es el problema del mal y del sufrimiento de los inocentes, pero que lidia además con muchas de las principales inquietudes que creyentes e incrédulos tienen por igual. El protagonista, Job, no es descendiente de Jacob, por lo que no pertenece al pueblo de Israel ni es heredero de sus promesas. Sus amigos, todos creyentes y supuestamente piadosos, lo acusan en vez de ayudarlo en su momento de mayor necesidad. ¿Por qué Dios permanece oculto? ¿Por qué no responda las plegarias? ¿Por qué permite que los malos prosperen? ¿Cómo puede alguien tener esperanza cuando ha sido abandonado por la familia, los amigos y la sociedad?

Lo interesante es que, según muchos críticos e historiadores, Job fue probablemente el primer libro de la Biblia en ser escrito, lo que significa que no es una exposición teológica que haya surgido con la intención de apaciguar a las masas inconformes con las respuestas que otros textos bíblicos habían dado. Y, por otro lado, prueba que la idea de un conflicto entre Dios y Satanás, cuyas consecuencias alcanzan al hombre en este mundo, y la idea de un redentor que se levantaría de los muertos fue parte de la tradición hebrea desde el principio, y no una invención posterior.

Deja un comentario