Inicio » Ciencia » Tecnología

Categoría: Tecnología

Nudo cuadrado (llano de rizo, arrecife)

La función del nudo cuadrado (ABOK #1402) es, en principio, unir dos cuerdas, pero, aunque con los materiales correctos y contra una superficie curva es posible lograrlo, no es un nudo confiable. Todos hemos aprendido lo insatisfactorio que es al atar nuestros zapatos en la forma común (pues, aunque el moño resultante es conocido como doble lazo, la estructura es la de un nudo cuadrado) y notar cuan fácil y rápidamente se deshace con tan sólo hacerlos vibrar.

A pesar de ello es muy usado, por su aspecto estético, para atar regalos y otros objetos con fines decorativos, pero se advierte que nunca debe emplearse como nudo de seguridad, ni para soportar grandes pesos o tensiones.

Otra desventaja del nudo cuadrado, también conocido como nudo llano de rizo y nudo de arrecife, es que se corre el riesgo de cometer un error y producir variantes todavía menos eficaces, como el nudo de la abuela, o nudo falso, y el nudo del ladrón.

Cote (nudo simple)

Los nudos han resultado cruciales en el desarrollo de la civilización, siendo las ataduras de la ropa, el amarre de armas al cuerpo y la confección de refugios y mecanismos de navegación sus principales aplicaciones históricas. Hoy en día, la teoría de nudos es una rama de las matemáticas cuyo objetivo es describir la diferencia entre las marañas que parecen nudos (como los cables de tus audífonos cuando los metes en una bolsa) y los nudos verdaderos, y clasificar los nudos verdaderos.

A lo largo de los años, los matemáticos han identificado más de un millón setecientos mil nudos no equivalentes, pero han sido los marineros, montañistas y practicantes de diversos oficios quienes los han catalogado según su utilidad práctica.

De todos ellos, el cote, también llamado nudo simple, es la estructura fundamental de la que se deriva el resto.

Como nudo independiente su utilidad se reduce, como remate de cabo, a impedir que los cabos de una cuerda se deshilachen o, como tope, impedir que la cuerda atraviese completamente un orificio.

En el Ashely Book of Knots (ABOK), probablemente el catálogo más respetado de nudos y amarres, se identifican tres variantes según su función: nudo simple (ABOK #46), medio nudo (ABOK #48) y cote (ABOK #50).