¿En qué creemos?

Torcacita es un esfuerzo por ayudar a creyentes de todas las denominaciones de la cristiandad a desarrollar y fortalecer una visión coherente e integral del mundo, en la que la fe y la razón puedan florecer de manera armónica.

Nuestro logotipo es una alegoría de nuestra convicción. A semejanza de la paloma, símbolo del Espíritu Santo en la iconografía cristiana, la torcacita es usada para denotar que tomamos parte en la misma misión; su silueta es formada por los signos musicales de la clave de sol y la clave de fa, una por cada ala, evocando la noción de armonía entre la fe y la razón. El amor de Jesús como fuente de nuestros esfuerzos es representado por el semicírculo cian, y sobre él descansan la fe, representada por el magenta, y la razón, representado por el azul, que en la síntesis sustractiva de los colores es producto de la combinación de cian y magenta.

Misión: Comunicar el mensaje del advenimiento a todo el mundo en esta generación.

Visión: En armonía con el plan de Dios, ser instrumento en la restauración del mundo a Su perfecta voluntad y justicia.

Valores: Perseverancia en el Camino, fidelidad a la Verdad, humildad en la Vida.

¿Qué creemos?

Aunque unidos en lo fundamental, los cristianos de todo el mundo están divididos en diversas escuelas de pensamiento en lo concerniente a casi todas las enseñanzas de la Biblia. Llamados por Cristo a la unidad, respetamos la honestidad intelectual y el fervor espiritual de católicos, protestantes, evangélicos, mormones y testigos de Jehová, pero no aceptamos ciertas doctrinas sostenidas por muchos de estos cristianos porque creemos que son resultado de un cuerpo inconsistente de interpretación bíblica. Por este motivo, con algunos grupos religiosos tenemos muchas convicciones en común, mientras que con otros compartimos poco suelo doctrinal.

La plena exposición de nuestras creencias se encuentra en cada uno de nuestros ensayos apologéticos, artículos homiléticos, comentarios sobre temas públicos, e incluso en nuestra discusión de temas académicos. Nuestra agenda es religiosa y, al mismo tiempo, intelectual, ética y de salud, pues creemos que todo esto forma igualmente parte de la vida cristiana. Pero si hemos de presentar un compendio de creencias directrices, a partir del cual hemos emprendido en nuestra comprensión de la realidad, tanto en su aspecto material como en el inmaterial, presentamos, pues, este decálogo:

  1. La existencia de Dios y su naturaleza se revela de distintas maneras en la creación.
  2. Sólo la Biblia es fuente infalible de verdadera doctrina.
  3. Sólo Dios es digno de adoración.
  4. El pecado ha dañado la habilidad del hombre para relacionarse con Dios.
  5. El Espíritu Santo da testimonio al hombre de su relación con Dios.
  6. Sólo Cristo es vehículo de reconciliación entre Dios y los hombres.
  7. Sólo por gracia puede el hombre alcanzar la salvación para vida eterna.
  8. Sólo por fe puede el hombre ser justificado ante Dios por los méritos de Cristo.
  9. El hombre es libre para aceptar o rechazar el testimonio y la obra del Espíritu Santo.
  10. El carácter del hombre evidencia el estado de su relación con Dios.

Punto, recta, intersección

Este es un curso de geometría elemental, pero que ofrece la “novedad” de presentar el contenido en la forma que Tales, Pitágoras o Euclides lo hubieran hecho (si hubieran tenido una buena conexión a internet y el poderoso paquete informático de geometría dinámica Geogebra).

Si nunca le agarraste el sabor a la geometría, si trigonometría la pasaste de panzazo o si todavía no entiendes de qué se tratan las matemáticas, ésta es tu oportunidad. Esto es Geometría Radical.

Aquí comenzamos por el principio: Qué es el punto, qué es la recta y qué es una intersección.

La pureza del armiño

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Torcacita (@torcacita73) on

…Es increíble cómo el armiño se cuida a sí mismo para no mancharse. Especialmente en invierno, cuando su piel se pone blanquísima. Y de esta característica del armiño, los cazadores obtienen cruel ventaja. Cubren con barro la entrada de la cueva del pequeño animal, y cuando este llega a su vivienda, en lugar de limpiar la puerta obstruida por el barro, por no manchar su piel prefiere ponerse a luchar contra los perros de caza, ante los cuales siempre sale perdiendo. De esta manera, por mantenerse limpio, el armiño pierde la vida.

Pequeño animalito silvestre, ¡cuán grande lección enseñas! Que la pureza vale más que la vida…

Fragmento de: Había una vez un zoológico: Lecciones del mundo animal
Editorial: GEMA Editores
Autor: Enrique Chaij

¿Quieres conocer la historia completa? ¡Adquiere el libro aquí!

Un año nuevo para un pueblo nuevo

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Torcacita (@torcacita73) on

Nuestro Dios hace nuevas todas las cosas: un cielo nuevo y una tierra nueva, nuevas criaturas, un nuevo pueblo y, sí, hasta un nuevo año.

En la tradición romana, Jano, el dios de los cambios y las transiciones, de los inicios y los finales, y guardián de las puertas que comunican los cielos y la tierra, tenía el privilegio de ser el depositario de los primeros sacrificios en todo ritual de invocación y plegaria, con el objetivo de asegurar la correcta comunicación entre los adoradores y los dioses. Por esta razón era considerado patrono de su epónimo, y primer mes del año, enero, que a través de una curiosa evolución lingüística pasó por ianuarius y janero hasta su forma actual (el inglés january, el portugués janeiro y el italiano gennaio tienen el mismo origen).

History nos cuenta que, durante la Edad Media, llegó un momento en el que ya nadie celebraba el año nuevo el 1 de enero debido a la inadecuación del calendario juliano, que para mediados del siglo XV habría acumulado 10 días de desfase con respecto al movimiento terrestre de traslación debido a un error de 11 minutos en la estimación del año solar. El problema fue finalmente corregido por encomienda del Papa Gregorio XIII (de ahí que a nuestro calendario actual lo llamemos gregoriano), y gracias a las contribuciones de Nicolás Copérnico a la astronomía.

No debe pensarse, como sea, que la idea de celebrar un nuevo año sea una invención pagana. Es verdad que ha habido culturas que rindieron homenaje a dioses paganos en fechas que hoy coincidirían solarmente con el día 1 de enero; pero debemos estar conscientes que, en la larguísima y muy pecaminosa historia de la humanidad, es altamente probable que, en algún momento, en algún lugar, alguien se haya postrado alguna vez delante de un ídolo en cada uno de los días del año solar. No obstante, como dice Pablo, “sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un Dios (1 Corintios 8:4)”. Por lo tanto, no es que haya un día malo y otro bueno, salvo aquellos que han sido apartados por Dios, quien es el único con la potestad para santificar y maldecir según su propósito.

Y así, luego de librar a su pueblo de la esclavitud de Egipto, y dejando instrucciones precisas acerca de la celebración de la Pascua, dijo el Señor a Moisés: “Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año (Éxodo 12:2)”.

Es difícil determinar cómo y en qué momento los judíos trasladaron la celebración bíblica del año nuevo en el mes de Nisán a la celebración rabínica del Rosh Hashaná en el mes de Tishréi. Ésa es una decisión que la comunidad judía podrá o no esclarecer. En cuanto a la cristiandad, el asunto expiró en el momento en que Cristo, nuestra pascua, fue sacrificado por nosotros.

Ahora, libres de la ley ceremonial, somos esclavos del amor al cual la ley siempre apuntó y del cual fue tan solo una sombra (1 Corintios 9:20-21; Hebreos 10:1). Pero aunque las sombras puedan cambiar, no puede cambiar la imagen misma. La ley moral de Dios es eterna y, como su Palabra, es portadora de un mensaje tan vigente en nuestro tiempo como lo fue cuando Moisés lo recibió en el monte Horeb.

Dios libró a Israel. Una nueva nación vio la luz de un nuevo año. Que este año que comienza marque el inicio de una nueva vida para ustedes, queridos lectores.

Referencias

Alperin, M. (s.f.). How Rosh Hashanah Became New Year’s Day. Recuperado de: https://www.myjewishlearning.com/article/how-rosh-hashanah-became-new-years-day/

History (21 de agosto de 2018). New year’s day. Recuperado de: https://www.history.com/this-day-in-history/new-years-day

Wiktionary contributors (22 de septiembre de 2018). Ianuarius. En Wiktionary. Recuperado de: https://en.wiktionary.org/wiki/ianuarius

Todas las citas bíblicas fueron tomadas de Reina-Valera 1960.

Citación sugerida

Olvera Ventura, A. (2019). Un año nuevo para un pueblo nuevo. Recuperado de: http://www.torcacita.com/blog/un-ano-nuevo-para-un-pueblo-nuevo/ ‎